Fernando Galán Galán

Profesor Titular de Medicina
Especialista en Medicina Interna
Experto en Miopatía Mitocondrial del Adulto
Fibromialgía y Síndrome de Fatiga crónica
BLOG

LA REALIDAD CIENTÍFICA SOBRE LAS PRUEBAS DE INTOLERANCIA ALIMENTARIA.

Publicado por en en Noticias
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 2074
  • Imprimir

 LA REALIDAD CIENTÍFICA SOBRE LAS PRUEBAS  DE  INTOLERANCIA ALIMENTARIA.

En la actualidad, no existen pruebas clínicas fiables y validadas para el diagnóstico de la intolerancia alimentaria

Ha habido mucha confusión en el término intolerancia alimentaria.

Se ha usado indiscriminadamente como: alergias alimentarias y sensibilidades alimentarias.

Comprender la diferencia entre la intolerancia alimentaria y una alergia alimentaria es esencial, ya que el diagnóstico y el manejo de la dieta difieren para ambos.

¿Qué es una alergia alimentaria?

En términos simples es la reacción de su sistema inmunológico contra una proteína específica del alimento, interpretando a ese alimento como una sustancia dañina. Esta respuesta conlleva la liberación de anticuerpos de alergia - llamados anticuerpos IgE - contra esa proteína en particular.

Las alergias alimentarias afectan a alrededor del 4 por ciento de los adolescentes y adultos y el 5 por ciento de los niños

Diagnosticar una alergia a los alimentos implica pruebas cutáneas de pinchazo o análisis de sangre para las IgE específicas de alérgenos (RAST), que ayudarán a su médico a confirmar a qué alérgenos es sensible. Es importante tener en cuenta que los resultados de las pruebas de alergia deben ser considerados junto con su historial médico.

Alergia a la comida:

  • Por lo general, aparece de repente
  • Una pequeña cantidad de comida puede desencadenarla
  • Sucede cada vez que come ese alimento.
  • Puede poner en peligro la vida

 Los síntomas pueden incluir:

        Erupción, urticaria o picazón en la piel

        Falta de aliento

        Dolor de pecho

        Caída súbita de la presión arterial, dificultad para tragar o respirar - esto es potencialmente mortal.

¿Qué es una Intolerancias alimentaria?

También conocida como Hipersensibilidad Alimentaria no mediada por IgE o Hipersensibilidad Alimentaria no alérgica.

Se refiere a la dificultad para digerir ciertos alimentos.

Es importante señalar que la intolerancia a los alimentos es diferente de la alergia a los alimentos.

Las estimaciones de prevalencia de la intolerancia a los alimentos varían de un 2% al 20% de la población.

Las intolerancias verdaderas más frecuentes son a la lactosa, la fructosa y al gluten.

Y existen pruebas estándar para su detección como son los test de aliento, la detección de anticuerpos específicos en sangre o la biopsia intestinal, como los utilizados en el diagnóstico de la enfermedad celíaca.

Intolerancia alimentaria:

·         Por lo general, se presenta gradualmente.

·        Suele suceder cuando se come una gran cantidad de la comida

·         Puede suceder solamente si usted come esa comida a menudo

·         No es peligroso para la vida

 

Los síntomas pueden incluir

·         Gases, calambres o distensión abdominal

·         Acidez estomacal

·         Dolores de cabeza

·         Irritabilidad o nerviosismo

Intolerancia a múltiples alimentos

Las manifestaciones locales de la fermentación anormal en el intestino incluyen:  ruidos intestinales, emisión de gases, hinchazón abdominal, hipersensibilidad abdominal y dolor, así como diarrea recurrente o estreñimiento.

Las náuseas son comunes, a menudo en las comidas.

Los síntomas más allá del intestino son a menudo malestar general, dolor de cabeza, antojos o aversiones de alimentos.

·         Y los enfermos pueden llegar a ser intensamente sensibles a olores como gasolina, perfumes y pinturas.

Las Pruebas de intolerancia a los alimentos y el cribado es particularmente popular entre los profesionales de la medicina alternativa y natural , centros estéticos y de nutrición.

Así un gran número de pruebas de intolerancia han inundado la escena de la salud con sus falsas afirmaciones de diagnosticar la intolerancia alimentaria

Entre las pruebas citotóxicas in vitro, la más conocida es el test ALCAT basada en la medida de los cambios en el diámetro de los leucocitos después de exponerlos in vitro a una serie de alimentos. Y se publicita como "el único test de intolerancia alimentaria que está aprobado por la Agencia Americana de Alimentos y Medicamentos (FDA)" .

Pero la realidad es : La técnica Alcat está registrada por la FDA,  pero las conclusiones clínicas sacadas de los resultados no lo son.

Esta prueba estudia el comportamiento de nuestras células sanguíneas frente a los 100 alimentos (350 euros) y 20 aditivos (450 euros) más habituales en nuestra alimentación.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) rechaza abiertamente sus resultados: Esa relación de causalidad es puramente hipotética y carece de base científica. Los resultados no parecen ser fiables, ya que no se repiten cuando se repite la prueba en el mismo paciente en circunstancias similares.

En ningún país, la sanidad pública cubre esta prueba.

La Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica (SCIAC) ha publicado un documento, recogido por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIAC) en su página web, en el que también se refleja la posición – también en contra - de la European Academy of Allergology and Clinical Immunology, sobre los tests de intolerancia alimentaria:

 "in vitro" (en el laboratorio) no validados por la ciencia:

·         El ALCAT Test, también denominado test de respuesta celular a sustancias externas que, a partir de una muestra de sangre, analiza cómo los leucocitos reaccionan frente a 100 alimentos y 20 aditivos cambiando de tamaño, deformándose, etc.

·         El Test Novo Inmogenics se centra en pruebas citotóxicas que se realizan a partir de un análisis de sangre que evalúa la reacción frente a 115 alimentos.

·         Los tests que miden la reacción de anticuerpos específicos, incluida la inmunoglobulina IgG4, solo indican que el organismo reconoce más el alimento con el que más contacto ha tenido, al consumirlo a menudo, pero no que se tenga alergia a dicho alimento.

Y también sobre otros tests "in vivo", que se realizan al paciente, sin tener ninguna credibilidad científica:

·         La cinesiología aplicada, que consiste en sujetar una botella de cristal con alérgenos y relaciona la pérdida de fuerza muscular con la intolerancia alimentaria.

·         Provocación y neutralización subcutánea y sublingual y Test de DRIA. Ambos test suministran extractos de los alérgenos por vía sublingual (en el primer caso también subcutánea) y miden la pérdida de fuerza muscular posterior al contacto con estos.

·         Biorresonancia, parte de la creencia de que el organismo humano emite ondas electromagnéticas buenas y malas y, a través de estas, en principio se podría diagnosticar si una persona padece una intolerancia alimentaria y tratarla.

·         La electroacupuntura mide la actividad eléctrica, en concreto la caída de la corriente, en determinados puntos, para detectar intolerancias alimentarias

En la actualidad, no existen pruebas clínicas fiables y validadas para el diagnóstico de la intolerancia alimentaria.

Mientras que las intolerancias no son inmunes por definición, las pruebas de IgG se promueven activamente para el diagnóstico, y para guiar la gestión.

Estas pruebas carecen tanto de una sólida justificación científica como de pruebas de eficacia.

·         La falta de correlación entre los resultados y los síntomas reales, y los riesgos derivados de la evitación innecesaria de los alimentos, aumentan el potencial de daño de esta prueba.

·         Además, no hay evidencia clínica publicada para apoyar el uso de pruebas de IgG para determinar la necesidad de vitaminas o suplementos.

A la luz de la falta de relevancia clínica y el potencial de daño resultante de su uso, las Organizaciones de Alergia e Inmunología en todo el mundo advierten contra el uso de pruebas de IgG para intolerancia a los alimentos

El manejo de múltiples intolerancias alimentarias. Gastroenterology Research Unit, Addenbrooke’s Hospital, Cambridge.

El paciente sigue una dieta restringida durante 2-3 semanas; los síntomas desaparecen y los alimentos peligrosos son detectados por ellos mismos, con la reintroducción de uno a uno y comprobar los síntomas que causan.

Durante este crucial período de prueba, no se comerían alimentos ordinarios, pero la nutrición del paciente se mantendría. 

Las intolerancias alimentarias no son fijas y pueden a veces desaparecer.

Igualmente, pueden desarrollarse nuevas intolerancias alimentarias.

·         Comer repetidamente del mismo alimento, también puede conducir a intolerancias alimentarias adicionales.

·         Una manera de evitar esta situación es seguir una dieta de rotación utilizando alimentos seguros.

·         Idealmente, una dieta de este tipo debe basarse en un plan de cuatro días para que la comida tomada el lunes no se coma de nuevo hasta el jueves.

Los alimentos bajos en fibra suelen ser los más fáciles de digerir.

·         Del mismo modo, la digestión de los alimentos (que reducen el residuo disponible para la fermentación) se incrementa masticándolos lo más posible antes de tragar. La mezcla de alimentos en un procesador de alimentos de alta potencia es útil.

·         La cocina hace que los alimentos sean más tiernos y libere nutrientes de las células de frutas y verduras.

·         Algunos carbohidratos (por ejemplo, arroz y patatas) se digieren más fácilmente cuando se toman en caliente.

·         Sin embargo, los pacientes que son intolerantes al almidón pueden preferir comer los alimentos crudos.

·         Por lo general, es mejor comer comidas pequeñas y frecuentes y masticarlos cuidadosamente.

El diagnostico de a intolerancia alimentaria sigue siendo un tema controvertido.

En nuestra opinión, el único método de diagnóstico confiable actual es seguir una dieta muy restringida durante dos semanas para demostrar que los síntomas se resuelven y que regresan cuando se reintroducen alimentos específicos. Sólo se puede confiar en esta técnica para detectar todas las formas de intolerancia alimentaria.