Fernando Galán Galán

Profesor Titular de Medicina
Especialista en Medicina Interna
Experto en Miopatía Mitocondrial del Adulto
Fibromialgía y Síndrome de Fatiga crónica
BLOG

PELIGRO EN LA RED: ALUVIÓN DE NOTICIAS FALSAS (fake news) SOBRE LA SALUD. 2019

Publicado por en en Noticias
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 312
  • Imprimir

"Noticias falsas" se ha convertido en un término popular en estos días. Pero cuando se trata de noticias falsas sobre la salud, pueden provocar daños físicos, incluso la muerte.

Internet ha cambiado de forma radical el acceso a la información, actualmente en la red se encuentra información de todo tipo y gran parte de ella proviene de fuentes poco documentadas y en muchos casos proporcionando una información falsa.

Si bien esto sucede en todas las áreas de conocimiento, muchas de estas noticias falsas (fake news) son del área de la salud - según se indicó en una jornada organizada por el Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) sobre cómo combatir la desinformación sobre salud en la red

  • una de cada tres noticias falsas en Internet hacen referencia a cuestiones de salud,
  • el 75% de los videos sobre cáncer en Youtube contienen información falsa
  • y lo más peligroso es que un 60% de la población en España usa Internet para informarse sobre su salud.

Las noticias sobre el cáncer (causas y tratamiento) están a la cabeza de temas que más noticias falsas generan en la red.

La información falsa sobre la salud puede tener consecuencias reales para la salud. Un equipo diferente de investigadores de Yale encontró que en un estudio de cohorte de 1.901.815 pacientes, el uso de la medicina complementaria se asoció con el rechazo al tratamiento convencional contra el cáncer y con un riesgo de muerte dos veces mayor en comparación con los pacientes que nunca habían usado la medicina complementaria.

Por su parte, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) invita a desterrar las  falsas creencias sobre el cáncer difundidas en la red ( 18 de abril de 2019), tales como:

  • “El estrés y los problemas emocionales provocan cáncer o lo empeoran”
  • “El cáncer siempre duele”
  • “El café provoca cáncer”
  • “Las ondas electromagnéticas, cables de alta tensión o telefonía causan cáncer”
  • “Los aditivos causan cáncer”
  • “La quimioterapia mata lo malo y lo bueno”
  • “El cáncer es contagioso”

Los editores de más de dos docenas de revistas científicas relacionadas con la cardiología en todo el mundo publicaron un editorial, el 5 de febrero de 2019, para "hacer sonar la alarma de que hay vidas humanas en juego" debido a la desinformación en Internet (1).

Estos médicos describen a  pacientes que se encuentran regularmente con dudas sobre tomar medicamentos que podrían salvarles la vida o seguir otros tratamientos prescritos por algo que leen en Internet. O escuchado de amigos. O visto en la televisión.

La oposición a las vacunas

Otro ejemplo actual es la preocupación "totalmente infundada" de que las vacunas causan autismo, una afirmación que ha sido desmentida por 17 estudios principales.

  • Algunos pacientes piensan que los médicos están motivados por la ganancia financiera, e incluso van tan lejos como para sugerir que los médicos obtengan sobornos por prescribir ciertos medicamentos.

Con el retorno de enfermedades infecciosas como el sarampión en aumento, en parte debido al movimiento antivacunación, la necesidad de enfoques para interactuar con los pacientes sobre el riesgo de información médica no respaldada, probablemente nunca haya sido mayor. Aunque los conceptos erróneos, la falta de lógica y las supersticiones de los pacientes han complicado el trabajo de los médicos desde que existieron los primeros médicos, el advenimiento de las redes sociales ha llevado el problema a una nueva dimensión.

Con las redes sociales, los pacientes pueden encontrar información errónea más fácilmente y también compartirla más fácilmente.

Aunque los motores de búsqueda como Google pueden identificar de manera competente los sitios web más populares y relevantes en un tema determinado, no pueden distinguir entre sitios web precisos e inexactos. Lo más probable es que la gente no vea más allá de la primera página de los resultados de búsqueda. La primera página de los sitios web puede estar optimizada para ocupar un lugar destacado en las búsquedas, o pueden ser sitios con información obsoleta.

Efecto viral de ciencia  de mala calidad

Los pacientes podían leer artículos engañosos en periódicos y revistas incluso antes de que existiera Internet, pero compartirlos con amigos y familiares requería fotocopiar y llenar sobres.

Ahora, con unos pocos clics del ratón (mouse) en su ordenador o en su móvil o tableta, cualquiera puede pasar un artículo a miles de personas en segundos.

En una encuesta de 2017 de los participantes en Facebook Comunidades Salud por WEGO Salud,

  • el 87% de los encuestados dijeron que comparten información de salud a través de mensajes públicos de Facebook,
  • y el 81% comparte a través de mensajes privados.

Las mentiras suelen extenderse más rápido que la verdad.

 Los investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts analizaron un conjunto de cerca de 126,000 noticias difundidas en Twitter de 2006 a 2017.

  • Encontraron que más personas retuitearon información falsa que información verdadera.

Los investigadores especularon que las personas pueden haber transmitido las noticias falsas más fácilmente porque era más novedosas y evocaban más emociones.

En otro estudio, los investigadores de Yale encontraron que cuanto más a menudo las personas reciben el mismo mensaje, más probable es que lo crean, incluso cuando el mensaje está etiquetado como cuestionado por los verificadores de hechos de las redes sociales.

Además, cuando las personas están evaluando la fiabilidad de la información de salud compartida en línea, se preocupan más por quién compartió la información que sobre la fuente original, según un estudio del American Press Institute.

Ante este aluvión de desinformación, ¿qué pueden hacer los médicos para asegurarse que sus pacientes actúen con información precisa?

La necesidad de expertos de los medios

Los periodistas pueden exagerar la importancia de un estudio para atraer lectores. Es posible que no sepan lo suficiente sobre el proceso científico para informar con precisión sobre los datos. O bien, pueden simplemente omitir las advertencias que acompañaron el estudio original.

Reporteros de salud sin formación y sin experiencia se están volviendo más común debido a que muchas organizaciones de noticias están en problemas financieros y han despedido a su personal más experimentado. Al mismo tiempo, la facilidad de publicación en línea permite a casi cualquier persona reclamar el título de periodista.

Por ejemplo, un estudio legítimo podría mostrar una correlación entre la salud del cerebro y el microbioma. Un artículo escrito sobre el estudio podría implicar que comer yogur cura la demencia. Si un paciente cita tal artículo, se recomienda responder con algo como, por ejemplo, "Se han realizado muchos estudios sobre este tema, pero debemos ser cuidadosos con los artículos en los medios de comunicación que sensacionalizan estos estudios y los hacen parecer más importantes de lo que son. Tal vez deberíamos mirar el estudio original ".

Luchando contra terapias no probadas

Si un paciente rechaza la terapia adecuada e insiste en una medicación claramente ineficaz, el mejor enfoque puede ser una conversación personal. "Explique que usted quiere que mejore, y le preocupa personalmente que si continúa con esa medicación ineficaz, no mejorará".

Se recomienda comunicarse con estos pacientes usando términos como "el peso de la evidencia en muchos estudios", "preliminar", "estudio piloto" e "investigación exploratoria". Le decimos a las personas que el 90% de los médicos están de acuerdo con que las vacunas son seguras y que debería estar inoculando a sus hijos.

Los pacientes a menudo están convencidos de que un tratamiento funciona o no funciona debido a una poderosa anécdota o testimonio. Le damos mucho valor a la información social. Es difícil para la gente entender que algo que pueden observar es menos válido que una estadística.

A menudo, se trata de decirle a la gente que lo que le sucede a una sola persona no es descriptivo del promedio.

El laboratorio de Cambridge también ha encontrado evidencia de que los médicos pueden anticiparse a algunos conceptos erróneos utilizando un enfoque que llaman "inoculación". Los médicos que conocen algunos de los errores de información más comunes, pueden preparar a sus pacientes con anticipación. Por ejemplo, los médicos pueden contrarrestar los mitos sobre el peligro de la vacunación incluso antes de que el paciente, o el tutor del paciente, los escuche.

La técnica es más efectiva cuando los pacientes son participantes activos. En lugar de advertirles sobre la desinformación, el médico podría preguntar: "¿cuáles podrían ser algunos mitos sobre las vacunas y qué diría usted para desmentirlas?"

Los Institutos Nacionales de la Salud también proporcionan un conjunto de criterios que las personas pueden usar para evaluar la información de salud en los sitios web.

Sin embargo, persuadir a un paciente para que haga uso de dichos recursos - depende sobre todo - de la fuerza de la relación médico-paciente, y eso como siempre ha sido y sigue siendo, lo básico. 

CONCLUSIONES

  • Una de cada tres noticias falsas en Internet hacen referencia a cuestiones de salud.
  • El 75% de los videos sobre cáncer en Youtube, contienen información falsa.
  • Lo más peligroso es que un 60% de la población en España usa Internet para informarse sobre su salud.
  • Reporteros de salud sin formación y sin experiencia se están volviendo más común debido a que muchas organizaciones de noticias están en problemas financieros y han despedido a su personal más experimentado.
  • Las personas pueden haber transmitido las noticias falsas más fácilmente, porque era más novedosas y evocaban más emoción.

REFERENCIAS

  1. Hill JA, Agewall S, Baranchuk A, Booz GW et al.  Medical Misinformation: Vet the Message!. Circulation. 2019 Jan 28.
  2. Barrette J. Fake news in healthcare can be quite dangerous in Facebook's health communities. WEGO Health. June 12, 2017. 
  3. Vosoughi S, Roy D, Aral S. The spread of true and false news online. Science. 2018;359:1146-1151
  4. Pennycook G, Cannon T, Rand D. Prior exposure increases perceived accuracy of fake news. J Exp Psychol Gen. 2018;147:1865-1880. 
  5. "Who shared it?": how Americans decide what news to trust on social media. American Press Institute. March 20, 2017. 
  6. Johnson SB, Park HS, Gross CP, Yu JB. Complementary medicine, refusal of conventional cancer therapy, and survival among patients with curable cancers. JAMA Oncol. 2018;4:1375-1381. 

 COMENTARIOS Y TRADUCCIÓN.  PROF. DR. FERNANDO GALÁN