Fernando Galán Galán

Profesor Titular de Medicina
Especialista en Medicina Interna
Experto en Miopatía Mitocondrial del Adulto
Fibromialgía y Síndrome de Fatiga crónica
BLOG

ENTENDIENDO EL ESTRÉS CRÓNICO: CAUSAS Y SÍNTOMAS EN 2021

Publicado por en en Noticias
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 335
  • Imprimir

¿Qué es estrés?

Todavía no existe una definición perfecta de estrés que comúnmente se ve como la respuesta del cerebro a una una demanda y / o desafío. Los factores estresantes pueden ser reales o imaginarios (percibidos equivocadamente como reales). Más aún, los factores estresantes no solo dependen de la persona (atribución de valor), sino que también tienen dinámicas temporales distintas (recurrentes, a corto plazo o prolongadas) y pueden variar en su intensidad (o al menos en la percepción que tiene el individuo).

Es decir, los factores estresantes pueden ser leves y relativamente inofensivos o resultar de eventos importantes y pueden tener efectos inmediatos y / o a largo plazo en el bienestar del sujeto. Por lo tanto, es básicamente inevitable que la mayoría de las personas se sientan estresadas o se sientan estresadas, al menos de vez en cuando. Sin embargo, también es de vital importancia destacar que no todo el estrés es "malo" y / o perjudicial. De hecho, el estrés ha sido crucial para nuestra propia supervivencia como especie, ya que está intrínsecamente ligado a la evolución: la supervivencia a través de la adaptación. De hecho, todos los animales, e incluso otros organismos, como las plantas, tienen una respuesta al estrés; sin embargo, como ocurre con otros aspectos de la vida, si la respuesta al estrés no es moderada y controlada, puede causar daño.

TIPOS DE ESTRÉS

Estrés agudo: es el estrés más experimentado y es el resultado de las presiones y demandas diarias que todos enfrentamos. El estrés agudo solo dura un corto período de tiempo, por ejemplo, una avalancha de clientes durante el período de la hora del almuerzo, que terminan un informe en un plazo ajustado. Sin embargo, el estrés agudo no solo se siente debido a experiencias en las que pensamos negativamente, también se puede sentir cuando participamos en acciones que traen emoción y entusiasmo a nuestras vidas. Por ejemplo, un paseo en un parque temático o una experiencia deportiva extrema.

Estrés episódico: se llama así porque se usa para describir cuándo se experimenta un estrés agudo con demasiada frecuencia. A menudo se ve en personas que se hacen exigencias poco realistas o irrazonables, lo que les causa estrés al intentar alcanzar sus metas. Aunque se sufre con más frecuencia que un estrés agudo, el estrés episódico no es continuo y se detendrá de vez en cuando, p. al final de un proyecto o durante los períodos de vacaciones.

Estrés crónico: puede producirse cuando una persona está sujeta a un estrés persistente durante un período prolongado, p. Ej. una relación infeliz, una enfermedad crónica o una carrera mal elegida. La situación estresante puede parecer interminable. El estrés acumulado que se desarrolla a partir de los diversos factores estresantes experimentados puede conducir a una enfermedad física o psicológica grave.

El estrés crónico agota lentamente los recursos psicológicos de una persona y daña su cerebro y su cuerpo. Las personas que experimentan estrés crónico pueden sentirse incapaces de cambiar su situación

Explicación  de la dinámica de la transición de estrés agudo a estrés crónico.                                   Las cuestiones críticas relacionadas con la determinación de los nodos clave para la transición a la cronicidad y los "puntos de no retorno". Considerando que la respuesta al estrés depende de algunos factores (tiempo, variabilidad individual, previsibilidad, controlabilidad), la transición a la cronicidad y la recuperación dependen de determinantes multifactoriales de la susceptibilidad / resistencia individual; en este caso, el principal desafío de la investigación es la capacidad de determinar predictores de tales patrones de respuesta individuales.

dinmica-integral-y-holstica--del-cambio-agudo-a-cronico_20211019-151458_1.jpg

Perspectiva dinámica, integral y holística sobre cómo el cerebro cambia "hacia adelante y hacia atrás" de un patrón saludable a uno estresado

Chronic-stress-brian-structure-shif_20211019-151559_1.jpg 

Representación esquemática de algunas de las áreas cerebrales, y algunas de sus conexiones, controlando uno de los principales aspectos de la respuesta al estrés: la activación del núcleo paraventricular (PVN) del hipotálamo. En el lado derecho, un esquema del patrón alterado de conectividad en una situación de estrés crónico, donde algunas de las principales áreas corticolímbicas que modulan la respuesta al estrés sufrieron un cambio morfofisiológico significativo que conduce a un cambio permanente en su patrón de conectividad que determina un comportamiento alterado per se pero también un control inadecuado de la respuesta al estrés. Tenga en cuenta que solo algunas de las áreas (nodos críticos) que son fundamentales para este cambio (corteza prefrontal (PFC), núcleo amigdala central (CeA), amígdala (AMY: núcleo amigdala medial (MeA), hipocampo ventral (vHIP)) y sus cambios, están representados, dado que aún quedan muchos por revelar. ARC, núcleo arqueado; BST, núcleo del lecho de la estría terminal; DMH, núcleo hipotalámico dorsomedial: ventrolateral (vl) y dorsomedial (dm); E, epinefrina; NE , norepinefrina;, NTS, núcleo del tracto solitario; peri-PVN, zona del núcleo peri-paraventricular

ENTENDIENDO EL ESTRÉS CRÓNICO

El estrés es una respuesta fisiológica y psicológica normal a las amenazas, las exigencias de la vida y las circunstancias difíciles. El estrés normal es de naturaleza temporal y situacional y tiende a resolverse por sí solo de forma natural. El estrés tóxico es un estrés crónico frecuente en ausencia de un apoyo adecuado, y tiene efectos dañinos y potencialmente duraderos en la salud física y mental de una persona.

Signos de estrés crónico: cómo se ve

El estrés crónico (también llamado estrés tóxico) ocurre cuando la respuesta de lucha o huida del cerebro y del cuerpo se activa con demasiada frecuencia o durante demasiado tiempo. La respuesta de lucha o huida se activa en respuesta a amenazas, problemas o demandas percibidas y da como resultado la liberación de hormonas como la adrenalina y el cortisol. Esta respuesta ocurre naturalmente en respuesta a circunstancias difíciles o exigentes, pero el estrés crónico normalmente solo se desarrolla cuando hay múltiples factores de estrés que son persistentes y severos.

Los niveles elevados de cortisol en el estrés crónico aumentan el riesgo de una persona de enfermedades crónicas, infecciones, lesiones, enfermedades mentales y trastornos adictivos. El estrés crónico puede manifestarse en distintos cambios en la salud física y mental de una persona, así como afectar su comportamiento y elecciones.

Estos cambios son individualizados, pero algunos de los signos de estrés crónico más comunes incluyen:

  • Dolor o malestar físico como dolores de cabeza, dolores musculares, malestar gastrointestinal
  • Aumento de la frecuencia cardíaca, la presión arterial o la respiración.
  • Alteraciones del sueño o pesadillas.
  • Cambios en el apetito, la alimentación y el peso.
  • Problemas para regular las emociones, la irritabilidad, la ansiedad, la depresión o los cambios de humor.
  • Patrones de comportamiento impulsivo, arriesgado o destructivo
  • Mayor uso de sustancias o alcohol.
  • Dificultad para concentrarse, concentrarse o recordar cosas
  • Incapacidad para sentirse presente o involucrado en actividades.
  • Funcionamiento deteriorado en una o más áreas de la vida.
  • Retraimiento o aislamiento social
  • Constantemente sentirse ansioso o abrumado
  • Pensamientos acelerados o pensamientos negativos sobre uno mismo, la vida y el futuro

En los niños y adolescentes, el estrés crónico es particularmente dañino, interfiere con el desarrollo normal y tiene el potencial de tener efectos duraderos en la salud física y mental de una persona. Los niños que no tienen un cuidador constante, comprensivo y cariñoso están especialmente en riesgo de sufrir estrés crónico, al igual que los niños que viven en hogares abusivos, negligentes o inseguros. En casos graves, el estrés crónico en los niños puede provocar un desarrollo anormal y cambios estructurales permanentes en el cerebro estrechamente relacionados con el deterioro cognitivo, formas graves de enfermedad mental y adicción, y una variedad de problemas de salud crónicos.

Además de los signos y síntomas enumerados anteriormente, algunas formas adicionales en las que el estrés crónico  puede manifestarse en niños y adolescentes incluyen:

  • Bajando calificaciones
  • Aumento de los arrebatos de comportamiento y las rabietas.
  • Interés reducido en actividades sociales y recreativas
  • Comportamientos agresivos o peleas (niños mayores / adolescentes)
  • Mayor desafío o rebelión
  • Inquietud o dificultad para quedarse quieto
  • Mayor ansiedad por separación (niños más pequeños)
  • Accidentes de orinarse en la cama o ir al baño (niños más pequeños)
  • Cortarse u otras formas de autolesión (niños mayores / adolescentes)

Causas y desencadenantes del estrés crónico

El estrés crónico  generalmente ocurre en respuesta a factores estresantes continuos o exposición prolongada a la adversidad. A veces, la causa del estrés crónico es un evento traumático específico.

Algunos ejemplos de experiencias adversas que pueden provocar estrés crónico incluyen:

  • Pérdida de empleo o cambio de situación laboral
  • Quiebra o un gasto / cambio inesperado en el estado financiero
  • Ser diagnosticado con una enfermedad crónica o terminal.
  • La muerte de un padre, cónyuge u otro ser querido
  • Un accidente que provocó una lesión grave.
  • Divorcio o separación de una pareja
  • El final de una relación importante
  • Agresión física o sexual
  • Ser víctima de un crimen
  • Un evento traumático que afecta a un familiar o ser querido.
  • Desastres naturales
  • Abuso emocional, físico o sexual

Debido a que el estrés crónico es de naturaleza crónica, las causas y desencadenantes del estrés crónico suelen ser circunstancias estresantes y múltiples factores de estrés que persisten durante un largo período de tiempo.

Algunos de los factores estresantes y desencadenantes continuos que pueden contribuir al estrés crónico incluyen:

  • Prejuicio y opresión racial o cultural
  • Pobreza e inestabilidad financiera continua
  • Desempleo o subempleo crónico
  • Problemas en el lugar de trabajo y estrés laboral
  • Problemas crónicos de salud física y mental.
  • Conflicto y discordia familiar
  • Falta de vivienda adecuada y segura
  • Alta exposición al crimen
  • Ser acosado (niños / adolescentes) o acosado
  • Tener una discapacidad física o del desarrollo.

Factores de riesgo y protección

Ciertos factores internos y externos pueden hacer que sea más o menos probable que una persona experimente estrés crónico. Los factores que aumentan la probabilidad de que una persona experimente estrés crónico se denominan factores de riesgo y los factores que lo hacen menos probable se denominan factores protectores. Algunos factores de riesgo y protección son internos e incluyen rasgos genéticos o de personalidad o comportamientos específicos

Otros factores de riesgo y protección son externos e incluyen experiencias, conexiones sociales y situación laboral.

La investigación nos ha ayudado a identificar algunos de los principales factores de riesgo y protección que influyen en la probabilidad de que una persona se vea afectada por el estrés crónico t, y estos incluyen:

Factores de riesgo

Factores protectores

Descuido físico y emocional cuando era niño

Impacto o exposición menos severa / directa

Trauma físico, sexual o emocional

Habilidades de afrontamiento efectivas (Resiliencia)

Separación o pérdida de una relación

Estabilidad financiera

Desempleo o subempleo

Fuertes habilidades para resolver problemas

Elecciones de estilo de vida poco saludables

Habilidad para comprender / aceptar emociones

Afección de salud física o mental existente.

Altos niveles de apoyo y conexión social

Social o económicamente desfavorecidos

Fuerte sistema de creencias que ayuda a una persona a sobrellevar la situación

Pocos apoyos sociales

Alta autoeficacia (confianza en las habilidades)

Pesimismo, autoculparse, poca capacidad de afrontamiento

Niveles más altos de esperanza y optimismo.

Viviendo en un vecindario de alta criminalidad

Educación superior y Cociente de inteligencia

Acceso deficiente o limitado a la atención médica

Crianza constante por parte de un adulto (cuando era niño)

Hogar monoparental

Participación en actividades sociales / de ocio

Efectos del estrés crónico  en la salud física y mental

El estrés crónico es un tema importante porque los investigadores han descubierto que tiene varios efectos graves en la salud física y mental de una persona. El estrés crónico es el resultado de la activación frecuente y prolongada de la respuesta natural al estrés del cuerpo. También llamada respuesta de "lucha o huida", esta activación comienza cuando el cerebro detecta una amenaza y activa el sistema nervioso simpático.

Cuando se activa, el sistema nervioso simpático liberar catecolaminas como norepinefrina que aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la respiración de una persona. Normalmente, esta respuesta provocará cambios temporales en la forma en que una persona piensa, siente y se comporta, pero no tendrá efectos duraderos.

Sin embargo, en el caso del estrés crónico, esta respuesta al estrés ocurre con demasiada frecuencia, lo que aumenta los niveles de cortisol y provoca efectos duraderos en la salud física y mental, que pueden incluir:

  • Sistema inmunológico debilitado e infecciones más frecuentes
  • Tasas más altas de enfermedades crónicas
  • Tasas más altas de enfermedades mentales
  • Pobres habilidades de afrontamiento y regulación de las emociones.
  • Mayor vulnerabilidad a las adicciones a sustancias y redes sociales
  • Deficiencias en la memoria, el aprendizaje y el pensamiento.

Experimentar adversidad y trauma en la infancia sin un cuidador que lo apoye puede causar una respuesta de estrés crónico, que es especialmente perjudicial para todos los aspectos de la salud y el desarrollo de un niño. Cuando se expone a estrés crónico, pueden ocurrir cambios estructurales permanentes en el cerebro. Se cree que estos cambios estructurales contribuyen a una variedad de problemas duraderos de salud emocional, conductual y mental, así como a impedimentos en el aprendizaje.

El trauma infantil, la adversidad y el estrés crónico pueden provocar los siguientes problemas en la edad adulta:

  • Estar en una relación abusiva
  • Abusar de sustancias y redes sociales
  • Intentos de suicidio
  • Contraer una infección de transmisión sexual
  • Desarrollar una enfermedad cardíaca o hepática.
  • Desarrollar enfermedades crónicas como asma o trastornos autoinmunes.
  • Desarrollar deficiencias cognitivas que afectan el aprendizaje y la memoria.
  • Tener un peor funcionamiento ejecutivo (planificación, toma de decisiones, etc.)
  • Desarrollar hábitos destructivos como el juego o la promiscuidad.

Reducir el estrés tóxico: 5 estrategias

Debido a los muchos efectos nocivos y duraderos del estrés tóxico en la salud física y mental de una persona, el manejo del estrés debería ser una prioridad para todos. Es importante recordar que no todo el estrés es mal estrés. Es completamente normal experimentar estrés durante momentos difíciles o exigentes, y en niveles bajos o moderados, el estrés incluso puede ser útil y motivador. El estrés solo se vuelve crónico cuando es duradero, severo y comienza a afectar su salud física y mental o su capacidad para funcionar.

Algunas de las estrategias que pueden ayudarlo a reducir el estrés y protegerse de los efectos dañinos del estrés tóxico incluyen:

  1. Concéntrese en las cosas que tiene bajo su control

El estrés tóxico a menudo es el resultado de diferentes factores estresantes y demandas, algunos de los cuales pueden estar fuera de su control. Concentrarse en estos a menudo conducirá a sentirse más estresado y abrumado. En su lugar, intente concentrarse en los factores que estén bajo su control, incluso si esta es solo su respuesta a una situación, su perspectiva o lo que hace en su tiempo libre para relajarse. Cuando es posible tomar medidas que puedan mejorar su situación o abordar los problemas de raíz, invertir tiempo y energía en estas acciones puede proporcionar un rendimiento positivo.

  1. Mantenga un estilo de vida saludable y equilibrado

Cuando las personas experimentan estrés, es mucho más probable que caigan en hábitos poco saludables como fumar, beber, comer en exceso y pasar demasiado tiempo frente a las pantallas de las redes sociales. Estos hábitos poco saludables pueden proporcionar un alivio temporal del estrés, pero pueden provocar problemas a largo plazo y problemas de salud que pueden empeorar el estrés. Haga de su salud una prioridad y haga lo que pueda para asegurarse de comer bien, dormir lo suficiente, hacer ejercicio con regularidad y evitar las drogas y el alcohol.

  1. Fortalezca y mantenga sus relaciones

La investigación demuestra constantemente que uno de los factores más protectores contra el estrés tóxico es el apoyo de las personas que se preocupan por usted. Algunas personas tienden a alejar a las personas o a aislarse cuando están estresadas, pero el aislamiento solo empeora los efectos dañinos del estrés tóxico. Haga un esfuerzo intencional para continuar acercándose, respondiendo y haciendo planes con las personas con las que se siente cercano.

  1. Encuentra técnicas de relajación que te ayuden a eliminar el estrés.

Hay una serie de prácticas excelentes que pueden ayudar a promover la relajación, y hacerlas parte de su rutina normal realmente puede ayudar a reducir y controlar el estrés.

Ejemplos de técnicas de relajación que algunas personas encuentran útiles incluyen:

  • Prácticas de atención plena (Mindfulness)
  • Meditaciones guiadas
  • Yoga o Tai Chi
  • Relajación muscular progresiva
  • Exploraciones corporales y ejercicios de conciencia de la respiración
  • Ejercicios de visualización
  1. Establezca metas y planifique su futuro

Cuando las personas experimentan estrés crónico, pueden tener la creencia de que su situación nunca mejorará, lo que los lleva a sentirse más abrumados y desesperados. Las metas y planes para el futuro le brindan dirección, propósito y significado, así como optimismo de que sus circunstancias pueden mejorar.

Pruebas de estrés crónico, cuestionarios y herramientas de autoevaluación

El estrés crónico no es un diagnóstico médico oficial, sino un término utilizado para describir el estrés que es de naturaleza grave y crónica. El estrés crónico  se puede identificar leyendo sobre los signos y síntomas y haciendo inventarios para ser más consciente de sus factores de riesgo personales.

  • Conozca su ACES (Adverse Childhood Experiences) y su puntaje de resiliencia: Responda el cuestionario ACES para obtener más información sobre cuántas experiencias adversas en la niñez (experiencias traumáticas) tuvo y cómo estas podrían afectar su salud física y mental. Calcule su puntaje de resiliencia para obtener más información sobre los factores de protección que lo ayudan a sobrellevar y reducir el riesgo de estrés tóxico y sus efectos.
  • Cuestionario para Adultos de Experiencias Adversas en la Infancia Instrucciones: A continuación hay una lista de 10 categorías de Experiencias Adversas en la Infancia (ACEs por sus siglas en inglés.) En la lista a continuación, coloque una marca de verificación junto a cada categoría de ACEs que experimentó antes de cumplir 18 años. Luego,sume el númerode categorías de ACE que experimentó y coloque elnúmero  total en la parte inferior.
  • Test de Resiliencia: El Test consiste en 25 preguntas que debes responder calificando del 1 al 7 cada situación que te se plantea y luego sumas los puntos obtenidos. Es muy sencillo y rápido de realizar.

CONCLUSIONES

  1. Estrés crónico: puede producirse cuando una persona está sujeta a un estrés persistente durante un período prolongado, p. Ej. una relación infeliz, una enfermedad crónica o una carrera mal elegida
  2. El estrés crónico puede manifestarse en distintos cambios en la salud física y mental de una persona, así como afectar su comportamiento y elecciones.
  3. En los niños y adolescentes, el estrés crónico es particularmente dañino, interfiere con el desarrollo normal y tiene el potencial de tener efectos duraderos en la salud física y mental de una persona.
  4. El trauma infantil, la adversidad y el estrés crónico pueden provocar problemas en la edad adulta, p. ej. Desarrollar deficiencias cognitivas que afectan el aprendizaje y la memoria; Abusar de sustancias y redes sociales

REFERENCIAS

  1. Godoy LD, Rossignoli MT, Delfino-Pereira P, Garcia-Cairasco N, de Lima Umeoka EH. A Comprehensive Overview on Stress Neurobiology: Basic Concepts and Clinical Implications. Front Behav Neurosci. 2018 Jul 3;12:127. doi: 10.3389/fnbeh.2018.00127. PMID: 30034327; PMCID: PMC6043787.
  2. Sousa N. The dynamics of the stress neuromatrix. Mol Psychiatry. 2016 Mar;21(3):302-12. doi: 10.1038/mp.2015.196. Epub 2016 Jan 12. PMID: 26754952; PMCID: PMC4759204.

PROF. DR. FERNANDO GALAN